Lola en la playa
En la playa

Hace solo cuatro años atrás, se tomó esta foto. Tenía solo 23 años cuando finalmente tuve el coraje de usar un bikini sin cubrir mi cuerpo. Como algunos de ustedes saben, nací y me crie en la hermosa isla de Puerto Rico y una de las cosas que tenemos en nuestras costas es el agua, las increíbles playas y en el centro de la isla, los ríos más impresionantes que jamás haya visto. Como caribeños, nos encanta ir a esos lugares con frecuencia, en mi caso, no lo hice tanto como quería.

Lola de pequeña
Lola de pequeña

Volviendo atrás a mi infancia, no era consciente de mi apariencia, después de todo, solo era una niña, pero todo cambió cuando cumplí 9 años. Ese año comencé a tener estrías, al principio, no les presté atención hasta que noté que las personas comenzaron a comentar sobre ellas y no de una manera positiva. Después de esa experiencia comencé a cubrirme con pantalones cortos o vestidos de playa para cubrir lo que me estaba molestando.

Lola en la piscina
En la piscina

Durante muchos años no trabajé en conmigo o en mi autoestima, simplemente elegí cubrir mis inseguridades. Todo hizo un giro cuando me mudé a Nueva York. Una cosa que observé y me encanta de la “Gran Manzana” es que, a la gente, o al menos a la mayoría de ellos, no les importa lo que esté haciendo o lo que estás usando. Ahora que lo pienso, esa fue una de las razones principales que me ayudaron a entender la importancia de amarte a ti mismo, pero sobre todo saber quién eres realmente.

El 16 de junio de 2014, fui a una playa en el Bronx, al principio, tenía los pantalones cortos puestos y esperé unos 30 minutos, pensando si debería o no, quitármelos. De repente, y sin pensarlo dos veces, me quité los pantalones cortos y me senté rápidamente en la arena, pero cuando noté que nadie me prestaba atención, fue cuando me sentí diferente, en otras palabras, ¡me sentí libre!

Lola en la playa
Primera vez en bikini en la playa

Desde ese día, comencé a trabajar en mí. Cómo podía mejorar de ese día tan importante; el día que me acepté, cuatro años después, sigo trabajando conmigo, esto es algo que continuaremos haciendo por el resto de nuestras vidas.

Lola en la playa actualidad
Lola en la playa nuevamente

Amarme y aceptarme por quién soy y en quién me estoy convirtiendo ha sido una increíble montaña rusa, con altibajos, pero siempre aprendiendo algo. Este es solo el comienzo de una nueva aventura y no puedo esperar a ver que me depara el futuro.